Movement Maker Perfiles: Pheng Thao

Movement Maker Perfiles: Pheng Thao

Portrait by lizar_tistry

English here

Durante los últimos 15 años, Pheng Thao, MLS, MA ha estado construyendo activamente la comunidad del sudeste de Asia como un pionero visible en el desarrollo de nuevos conceptos de expresiones y prácticas masculinas. El es el coordinador estatal para el Men and Masculine Folk Network.

¿Quiénes son tu gente?

Mi gente, los más queridos de mi corazón, son mis compañeres hmong, que son refugiades que vinieron a los EEUU, y luego, obviamente, se extiende a las mujeres y niñas de esa comunidad y luego a las mujeres y niñas de raza marginada y a las personas que se identifican como LGBTQ en la comunidad.

¿Qué te trae a este movimiento?

Creo que una de las cosas que me ha permitido quedarme en este movimiento es poder descubrir que este trabajo no se trataba sólo de la liberación de las mujeres y las niñas y de les femmes y personas queer. También se trata de la liberación para mí mismo y de mi propia libertad para expresar plenamente mis piezas masculinas y femeninas y mi identidad de género de la manera en que yo quiera.

Creo que al ser masculinos, también somos perjudicados por el patriarcado en algunos aspectos y al ser un hombre de raza marginada también, en el contexto de la supremacía blanca, siendo perjudicados en ese sentido también y experimentando violencia. Creo que me quedé con ello porque descubrí que no se trataba tanto de salvar a nadie, sino de ser capaz de salvarme a mí mismo también.

Es algo por lo que quiero ser capaz de levantarme y luchar cada día. No se trata sólo de luchar, sino también de crear, y para mí también se trata de co-crear. También se trata de las conexiones y las relaciones que se construyen en el trabajo y en el movimiento que me ha mantenido como parte de él.

¿Qué aspecto de tu trabajo en el movimiento te trae alegría?

Creo que es la profundización y ampliación de las relaciones que he construido con la gente, y no sólo en términos de amistad, sino de familia y otras conexiones. Esa es la parte que más se me queda, las relaciones, la conexión y la alegría y las dificultades, y quizás incluso las luchas que acompañan a esas relaciones. Eso es lo que se queda conmigo.

¿Qué movimientos estás haciendo para terminar la violencia?

Para mí, durante los últimos 15 años, se trata de involucrar a los hombres y a la gente masculina para crear nuevas prácticas de masculinidad y nuevas expresiones de masculinidad de manera que se trate de un esfuerzo por ser saludable. Comprender que seguiremos teniendo conflictos y problemas de comunicación, y formas en las que seguiremos expresándonos en un sistema que sigue siendo patriarcal y que tiene sistemas y formas opresivas, pero ser capaces de navegar eso de forma que no contribuya a seguir dañando el medio ambiente o a seguir lastimando a las mujeres y a las niñas y a femmes.

Creo que ése ha sido principalmente el trabajo que he encontrado como mi “vocación”, y que no era mi trabajo salvar a les más impactades en la comunidad de la violencia, sino que se trataba de que yo trabajara con los privilegiados que se benefician de esa violencia, para poder conseguir que se muevan realmente de una manera diferente. El hecho de que consiga que se muevan de forma diferente no significa que la violencia vaya a terminar necesariamente, pero al menos he conseguido que piensen de forma diferente y que se muevan de forma diferente en su vida, es decir, que los hombres, la gente masculina, con los privilegios que tienen, aprendan a aprovechar esos privilegios que tienen de una forma que realmente beneficie a les más afectades.

¿Cuál crees que es la estrategia más eficaz para hacer que la gente con privilegios, especialmente los hombres y la gente masculina, piense de forma diferente?

Creo que es una gran lucha y requiere mucho trabajo emocional, intelectual y físico, especialmente la parte del trabajo emocional. Comparto la historia de trabajar con hombres de mi comunidad que son mucho mayores que yo, como de la generación de mi papá, y que vienen a nuestro grupo de programación sobre violencia doméstica. Me dan ganas de gritarles y me enfado con ellos.

A la semana siguiente tengo que volver y amarlos y también mostrar compasión por ellos. Creo que eso es lo más difícil cuando se trabaja con privilegios, también hay que tener cierta compasión por esos individuos, y ser capaz de ver cómo les han hecho daño y cómo les duele y cómo han experimentado la violencia en sus propias vidas también.

Creo que también se trata de establecer relaciones, ser capaz de conectar, y ser capaz de no juzgarlos y aceptarlos por la totalidad de lo que son y ser capaz de trabajar con el lugar en que ellos se encuentran en el momento de comprender estos problemas.

La otra parte es ser capaz de mantener la responsabilidad y la rendición de cuentas con ellos a lo largo del camino, porque hemos visto tantas veces en este trabajo que yo estaría construyendo y trabajando y entrenando a una persona y él acaba de hacer daño. ¿Qué significa eso? ¿Qué significa ser capaz de volver a verlo como un individuo y alguien con quien estoy construyendo un movimiento, e incluso si elige no formar parte de un movimiento, sigo invirtiendo en su crecimiento como persona?

¿Cómo describirías tus fortalezas de liderazgo?

Soy capaz de ser un oyente muy eficaz, de escuchar la profundidad de lo que la gente está diciendo, y quizás también lo que no están compartiendo. Ser capaz de moverme con la culpa y la vergüenza de los hombres y entendimiento, o la culpa que pueden experimentar debido a los privilegios que tienen.

Mi punto fuerte es ser capaz de moverme con ellos en eso, aceptándolos donde están y siendo capaz de encontrar de nuevo compasión por ellos, y escuchar sus historias. Creo que eso va con la parte de la escucha efectiva. Luego, ser capaz de construir relaciones con los hombres de manera que puedan ser plenamente aceptados y mantener las relaciones de esas mujeres líderes y de la gente queer muy cerca y querida al mismo tiempo.

Otro de los puntos fuertes que tengo es ser capaz de pensar en estrategias y en cómo pueden conectar con esa visión más amplia. Como soy una persona muy visionaria y pensadora, veo muy a lo grande y muy ampliamente en términos de lo que estoy imaginando o viendo para el futuro.

¿Qué te ayuda quedar en este movimiento?

Son las formas en que he visto a la gente transformarse, las formas en que he visto a la gente cambiar, las formas en que me he visto a mí mismo cambiar también y transformarme a lo largo de los años.

Así que creo que realmente es llegar a un lugar en que: “Oh, esta persona se ha movido de una forma diferente, o ha obtenido una nueva forma de mantener un cambio de comportamiento, o una nueva forma de pensar, o una nueva forma de relacionarse con la gente de la comunidad, o es capaz de encontrarse a sí misma sintiéndose menos limitada y más libre, y encontrando más amplitud en sus vidas”.

Creo que es esa parte la que realmente me mantiene dentro, son esas historias de cambio y transformación que veo en la gente o que he presenciado con la gente, y que la gente también ha compartido conmigo, y obviamente, la risa y la alegría que les acompaña, junto con algunas de las dificultades también, lo que me mantiene en este movimiento.

Miriam Zoila Pérez
Miriam Zoila Pérez
Directore de Comunicaciones y Estrategia de Medios Digitales
Move to End Violence

Miriam Zoila Pérez (elle) es le Directore de Comunicaciones y Estrategia de Medios Digitales de Move to End Violence. Aporta al puesto más de una década de experiencia en escritura, estrategia digital y activismo. Aprendes más