Movement Maker Perfiles: M. Adams

Movement Maker Perfiles: M. Adams

In English

Retrato por lizar_tistry

M. Adams es organizadore comunitarie y co-directore ejecutive de Freedom Inc. Nacide y criade en Milwaukee 53206 por una madre negra soltera, Adams sobrevivió a muchas formas de violencia institucional y estatal, y conoce íntimamente el terror que la violencia patriarcal causa dentro de las relaciones, los hogares y las familias.

¿Quiénes son tu gente?

Diría que mi gente es la gente negra–descendientes de africanes esclavizades aquí en los Estados Unidos. Hay una experiencia particular de haber sido hecha en este crisol como persona negra, así que eso se siente realmente importante. Es algo que me ha marcado la vida, pero también siento un profundo parentesco y conexión con la gente negra de todo el mundo y de toda la diáspora.

Mi gente también es gente queer, no conforme con el género, trans e intersexual. Mi gente también se basa en una política queer. Mi gente no está dentro de los sistemas o no encaja limpiamente en ellos. Me refiero a esto en relación con el género y la orientación sexual, pero también en relación con la economía. Mi gente son los buscavidas, la gente que hacen algo de la nada, la gente que luchan para abrir caminos, así que son agitadores, son revolucionarios. Mi gente son les creatives, es decir, la gente que encuentra formas de dar sentido a la vida y de representarla ante el mundo.

Son músiques, son un montón de cosas que consisten en derribar lo que no debería existir y en construir algo nuevo. También tengo que decir que mi gente son les que tienen nombre y les que no tienen nombre. Creo que, sobre todo por ser yo una persona negra, una persona que no se conformo al género, una persona gorda y muchas otras identidades que son objeto de discriminación y marginación, hay muchos de nosotres que son borrados o el tipo de violencia que nos ocurre no se nombra, y quiero elevar eso a que esos son mis gente también.

¿Qué te trae a este movimiento?

Es mi propia vida personal. Cuando era pequeñe pensaba que podría cambiar el mundo siendo médico. Soy originarie de Milwaukee, nací y me crié en el lado norte, el lado negro de Milwaukee, el lado pobre de Milwaukee. Fui a la universidad en la UW Madison, que es un entorno muy diferente.

Mientras estaba allí, mi plan era hacer todo eso del MD/PhD porque quería ayudar a la gente. Una madre soltera me crió, tenía cuatro hijos y ganaba en su mayoría 13,000 dólares al año. Mi madre ya no vive, falleció en 2016.  Mi padre fue encarcelado. Yo tengo 35 años, él ha estado encerrado 30 de esos años…hace poco que le han soltado. Experimenté toda una serie de cosas que vienen con el capitalismo racial de género, así que eso me obligó a pensar en marcar la diferencia cuando fui a la universidad.

Pude ver los sistemas que tenían encadenada a Milwaukee de una manera diferente a la de estar en un entorno con gente blanca, de clase media, acomodada o, francamente, gente que tenía poder sociocultural y económico para vivir desenfrenadamente. Me hizo ver la forma en que Milwaukee estaba sometido sistémicamente de una manera diferente. Me interesó más pensar en los sistemas logísticos, así que me dije: “Oh, voy a dedicarme a la salud pública.” Luego, con más tiempo, me dije: “No, a la mierda, voy a ser revolucionarie”. Ese es el camino de mi vida.

Entonces se intensificó, cuanto más sabes, más obligade estás, más comprometide estás. También diré que no sólo me inspira de dónde vengo -mi abuela, mi madre y todos ellos-, sino que también me impulsan mis hijes, la gente que viene después de mí. Pienso en lo que significa ser un padre queer, en lo que significa criar a la gente joven en esta época. Creo que me preocupa el clima de una manera diferente cuando pienso: “Maldita sea, ¿no va a ser habitable para ustedes, y ustedes como niñes?”. Es mi propia vida la que me impulsa a la acción.

¿Qué aspecto de tu trabajo en el movimiento te trae alegría?

Ganar. Ganar es lo que más me alegra. Otra forma de decirlo es ver el cambio que se ha producido como resultado del trabajo. Ese cambio se ve de muchas maneras. A veces es trabajar con las diferentes sobrevivientes de la violencia de género, es verles desarrollar sus propias habilidades de defensa y desafiar el daño y la violencia en sus propias vidas y ayudar a les miembros de su familia y de la comunidad.

Es ver cómo desarrollan habilidades políticas y son capaces de desafiar a los legisladores. Creo que ganar también se parece a una acción masiva a gran escala, en la que millones de personas salen a la calle y dicen: “No más”. Creo que también se parece a la forma en que se popularizan los conceptos, ya sea la abolición o la desfinanciación de policía, o incluso el hecho de que la gente hable de la vigilancia policial, o la aparición de Me Too y de más gente hablando de la violencia sexual o de más gente hablando de los pronombres o de lo que sea.

Creo que eso demuestra cambios conscientes o al menos intentos de cambios conscientes. Para mí, la gran alegría está en esas cosas, en que realmente funcionan, en que importan. Aunque no hayamos ganado tanto como quisiéramos, y eso es porque estamos en contra del imperio, no porque no seamos increíbles, para mí esa es la mayor alegría.

¿Qué movimientos estás haciendo para terminar la violencia?

Creo que uno de ellos es el trabajo con les propios sobrevivientes, o trabajar con gente que ha sido víctima y ayudarles a obtener una comprensión política de la sobrevivencia y a activarse en torno a la creación de un cambio. Eso incluye el trabajo de desarrollo del liderazgo, que incluye la organización de la comunidad, que incluye el desarrollo de programas que satisfagan las necesidades directas de la gente que sobrevive al daño y a la violencia. La segunda es el desarrollo de campañas científicas de base que ataquen las causas fundamentales de esa violencia.

La campaña de la que me siento realmente entusiasmade y orgullose, por ejemplo, es Recuperar la Tierra. Hace 10 años nos organizamos en torno a la recuperación de casas sin inquilinos y el traslado de personas sin hogar a ellas. Lo hicimos mediante la acción directa, hicimos caso omiso de las normas retrógradas de las ordenanzas estatales y locales, e hicimos lo que era más: centrarnos en nuestros derechos humanos. Simplemente trasladamos a las mujeres negras queer a las casas y le dimos a las familias de la gente casas y defendimos su derecho a estar allí con nuestros cuerpos y nos organizamos para cambiar la política de la ley desafiando directamente al capitalismo.

La segunda son las campañas para conseguir la libertad de las mujeres negras, de las mujeres trans negras, de la gente negra queer que ha sido encarcelada. Sobrevivientes que fueron criminalizados por vivir, por sobrevivir, por luchar.

Diría que la tercera cosa es estar dispueste a correr riesgos, estar dispueste a ser alguien que no esté al margen, o que no esté en el banquillo del patriarcado. Ser capaz de intervenir, practicar la intervención en mi propia vida. Estar dispuesta a hacer experimentos sobre cómo interviene la organización en torno a estas cosas diferentes. Estar dispuesta a ser lo suficientemente valiente para hablar de la visión. Hablar de la diferencia incluso cuando la gente se siente agotada o perdida. Creo que tengo una orientación en torno a la búsqueda de problemas, alternativas, experimentación.

¿Cómo describirías tus fortalezas de liderazgo?

Me gustaría que la gente me experimentara de tal manera que, cuando salgan de mí, se sientan más clares, más capaces, más segures y capaces de participar en el movimiento. Lo que espero ofrecer a la gente es una forma de entender. Es una forma de que puedan ubicarse dentro de estos complejos sistemas sociales, complejos sistemas político-económicos, y ser capaces de establecer conexiones significativas.

Espero ayudar a la gente a reforzar su análisis. Creo que en mi trabajo político, mi mantra personal es que hago más que enseño, y enseño más que desafío. Quiero ser capaz de ayudar a la gente a comprometerse con el trabajo de esa manera, con un alto impacto y un bajo ego. La otra cosa que creo que hago como líder es ofrecerme a mí misme y mi vida como caso de estudio o como ejemplo de las cosas en las que creo. Por ejemplo, si creo en la abolición, tengo que vivir esos valores en mi vida, incluso cuando es un reto, incluso cuando parece contrario a lo que puede ser mejor para mí o en conflicto, lo que es mejor para mí o lo que parece ser mejor para mí.

También significa que, como persona queer, como persona trans, tengo que comprometerme a vivir en voz alta. No puedo enseñar a un público de 1000 personas cómo abordar la homofobia si no estoy dispueste a hablar con mi vecino sobre eso.

Lo último es que realmente busco el rigor. Tomo el movimiento muy en serio. Me lo tomo más en serio que lo que la gente piensa que debe ser un cirujano en urgencias sobre su trabajo. Tanto estudio como crees que debe tener un neurocirujano al abordarlo, tanta capacidad y talento y compromiso, tanta concentración. Yo enfoco el movimiento de esa manera, lo hago. Llego a las cosas lo más estudiade y preparade posible.

Llego habiendo pensado. Llego habiendo luchado. Vengo con la capacidad de hacer el trabajo entre las reuniones, realmente tomo el movimiento tan en serio. Supongo que eso es lo que la formación de médico… lo poco que conseguí es que aporta ese rigor científico a la forma en que tenemos que enfocar cualquier cosa.

¿Qué te ayuda quedar en este movimiento?

Me inspira lo que han hecho nuestros antepasados. Vengo de una gente que ha derrotado la maldita esclavitud, ¿te lo imaginas? Vengo de una gente que dijo que ni siquiera nos consideran humanos, que tuvo el valor y la visión de marcar la diferencia.

La violencia más extrema, la violencia que ni siquiera puedo imaginar que se les haya hecho a elles, a sus seres queridos, a sus hijes. Hay algo realmente pervertido en ese tipo de violencia, ser padre e imaginar a mi hije sufriendo y no tener la capacidad de afectar a eso, es algo que me supera. Hemos vencido eso. Eso me inspira. Vengo de una gente que derrotó el linchamiento como institución. Vengo de una gente que derrotó al Jim Crow como institución. Tengo confianza y soy un científico.

Como científice or cientifique, sólo mirando las matemáticas, vamos a derrotar este asunto de las prisiones, estoy segure de ello. Lo haremos, sabemos cómo hacerlo. Es cuestión de cuándo. Estamos intentando acelerar el cuándo. Eso me inspira increíblemente. Me siento desafiado por ello. Pienso en mí misme y en tener que responder ante mis antepasados. “Ganar el respeto, vengar el sufrimiento de nuestros antepasados, ganar el respeto de las generaciones futuras,” como dice Mary Hooks en el Mandato.

Pienso en mis hijes. Pienso en que soy una persona no conforme con el género, soy un padre. Pienso en cómo crear un mundo en el que mi paternidad sea honrada y amada y no sea cuestionada. Pienso en cómo mi madre merecía vivir. Pienso en la construcción de un mundo que la hubiera mantenido viva.

Pienso en que nuestro movimiento es lo que consiguió la libertad de mi padre. Si no fuera por la lucha por la abolición, si los abolicionistas ni siquiera establecieran el contexto para obligar a las cárceles y prisiones a desencarcelar en torno a COVID. Pienso en todas esas cosas. Pienso en todas esas cosas. Pienso en lo que merezco. Pienso en cómo, en un mundo diferente sin estos problemas, podría haber sido realmente sólo un físico. Podría haber sido simplemente un trompetista, y cómo me lo merezco. Creo que esas cosas me mantienen en ello. La visión de una de esas cosas, más la evidencia de haber ganado además de la ciencia de saber cómo ganar de nuestros antepasados, lo conseguí.

Miriam Zoila Pérez
Miriam Zoila Pérez
Directore de Comunicaciones y Estrategia de Medios Digitales
Move to End Violence

Miriam Zoila Pérez (elle) es le Directore de Comunicaciones y Estrategia de Medios Digitales de Move to End Violence. Aporta al puesto más de una década de experiencia en escritura, estrategia digital y activismo. Aprendes más